Han tenido que pasar cinco partidos para que este Marbella de la era Estévez consiga el primer triunfo de la pretemporada. Poco valor le dan a los entrenadores a los resultados en esta época de preparación, pero es que el equipo tampoco estaba desarrollando un fútbol de ambición, o cuanto menos, con un orden establecido. Ante el Leiria, además del gol de Añón al borde del descanso y algunas pinceladas a título individual de algunos futbolistas, poco más.

Quedan justo dos semanas para que el balón comience a rodar de manera oficial. Antes de que ese momento llegue (puede que el partido ante el Mérida en el Municipal se adelante al sábado día 19) el Marbella tiene que disputar dos amistosos más: uno contra el San Pedro en el homenaje a Antonio Naranjo el miércoles día 9 y otro el próximo fin de semana ante un equipo de los Emiratos Árabes. En ese tiempo, Fernando Estévez debe de encontrar la piedra filosofal que desea para su Marbella.

Ante el Leiria, como ocurrió contra el Granada, comenzó dubitativo y con algunos errores en la zaga que dieron facilidades al contrario. Apenas habían pasado seis minutos cuando el canterano, Mario Enríquez, hace una falta dentro del área a un jugador portugués. El colegiado no dudó en señalar la pena máxima pero el balón fue atajado por el guardameta Wilfred.

Tras esa acción, poco a poco el equipo parecía quitarse los complejos de inferioridad que tenía con el contrario, y fue ganando metros de cara al área rival. Las internadas por la banda izquierda de Luis Rioja provocaron algún que otro centro que no acabó con el remate deseado. Hevia, que se quedó como referencia en ataque, tuvo algo más de participación que el día del Granada, pero tampoco tuvo fortuna.

En una de las veces que llegó el Marbella, Añón, tras aprovechar el rechace de un remate que él mismo había realizado con anterioridad, llevó el esférico al fondo de las mallas, logrando con ello el primer y único gol del partido.

Tras la reanudación, el partido perdió el cierto orden que tuvo al principio con la diferencia que, esta vez, el equipo sí que pudo defender un resultado favorable. Poco a poco fueron entrando los suplentes y dar un respiro a algunos compañeros. Por momento el choque se puso algo tenso por la actitud del colegiado que no supo parar acciones delicadas por parte de ambas plantillas.

El próximo amistoso para el Marbella será el miércoles ante el San Pedro en el Municipal sampedreño a las 20:45 horas en el I Memorial Antonio Naranjo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here