El verano está siendo interesante para los aficionados al fútbol en la localidad. A diferencia del choque del pasado jueves entre la UD Las Palmas y el Besiktas, que apenas se acercaron 200 aficionados al estadio Municipal, para ver al Betis más de dos mil personas se dieron cita por la instalación, y eso que el encuentro no fue del todo vistoso.

La mayor atracción estaba en Joaquín, que apenas jugó un tercio de la segunda mitad, y tampoco tuvo fortuna con el juego que desarrolló. Quique Setién, entrenador bético, colocó un número importante de jóvenes sobre el césped marbellí que dieron la talla ante un voluntarioso equipo pucelano, que parecía más hecho y con más experiencia.

Si durante los primeros minutos fueron los castellanos los que intentaron acercarse a la meta de David Giménez, con el paso del tiempo fueron los hispalenses los que empezaron a encontrar el camino deseado. Danko, a los 20 minutos, abrió el marcador para el Betis, y antes del descanso, Guitián consiguió el tanto del empate.

El público en la segunda parte esperaba la salida de Joaquín, pero Setién se lo tomó con tranquilidad. Los cambios efectuados por ambos equipos se realizaron poco a poco y no de manera masiva, provocando que el juego no mejorara. El Betis tuvo un poco de más ambición que el Valladolid, pero se quedó a ahí, en el intento más que en el acierto.

El partido estuvo marcado porque gran parte del público se cambió de grada a los 20 minutos del encuentro. Fuentes de la organización comentaron a Marbella Deportiva que el mantener únicamente la grada de Preferencia abierta para acoger a todos los aficionados fue una decisión de la Policía para tenerlos controlados. El calor a la hora del choque era sofocante y en esa zona del estadio da el sol plenamente, de ahí que permitieran el traslado.

Aficionados se trasladan de la grada de Preferencia a la de Tribuna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here