Horas de mucho movimiento en el seno del CB Marbella en la previa del encuentro ante el Enerdrink Udea Algeciras (Pabellón Juan Carlos Mateo, Ciudad de Algeciras). Tras el baile de nombres en la plantilla en las últimas 24 horas, con la salida de Willie Williams III y la llegada de Martyce Kimbrough y Filip Vujadinovic, el equipo azulón quiere olvidarse de todo lo que no sea jugar al baloncesto y centrarse en lo verdaderamente importante.

Quién iba a decir que en la octava jornada de Liga LEB Plata se iba a jugar un partido que, aunque pronto, tiene tintes de decisivo. Lo que tenía que ser una fiesta para ambos equipos andaluces se pintará del color de un duelo directo por eludir los puestos bajos de la clasificación. Ambos equipos saltarán a la pista con un balance de 2 victorias y 5 derrotas, números ‘lógicos’ en dos equipos recién ascendidos, con jugadores que militaban el año pasado en Liga EBA y que siguen aclimatándose a una categoría tan difícil para esta. Igualmente, tanto algecireños como marbellíes han seguido una trayectoria similar durante las primeras fechas de LEB Plata, compitiendo partidos hasta el final en los que se les ha escapado la victoria por detalles y sumando triunfos contados fruto del trabajo incesante durante 40 minutos frenéticos.

UDEA Algeciras prescindió hace pocas horas de uno de sus jugadores extracomunitarios. Steve Kuminga no estará a las órdenes de Malla por motivos deportivos y abandona así la disciplina del equipo con números más que pobres. No obstante, dejando a un lado los resultados, el equipo es más que competitivo. Jugadores de la talla de Miki Ortega, Mous Barro, Andrew Kelly, Ryan Ejim o Erikas Kalinicenco, suman más de 10 puntos por partido en sus medias hasta el momento. Secundando a sus primeras espadas ofensivas, cuentan con Jabari Newby, Javi Fernández o Rubén Perea, que hacen un trabajo lejos de los focos, pero necesario para el devenir del equipo.

Como explica Javi Florido en la previa del encuentro, “es un partido contra un rival directo. Nos conocemos bien, ya que en pretemporada hemos tenido la oportunidad de ayudarnos unos a otros con dos partidos amistosos. Está claro que los resultados no son los que deseamos ninguno, pero estamos aún adaptándonos a una categoría profesional como es la LEB Plata. Será muy igualado”. Entre las claves para intentar llevarse la victoria, Florido afirma que “el rigor defensivo de las últimas semanas hay que mantenerlo. Estamos compitiendo bien desde la defensa. Es verdad que nos cuesta mucho anotar a veces y nos atascamos. Mejorando la faceta anotadora estaríamos mucho más tranquilos. Morón, Gijón, Estela…”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here