El actual entrenador del Marbella FC, David García Cubillo, debutó con el Marbella en el choque ante el Jumilla. Su estreno no fue del todo el esperado y no pudo hacer bueno ese dicho de entrenador nuevo, victoria segura. El tropiezo supuso un antes y un después en la trayectoria del equipo. Desde que comenzó la segunda vuelta el Marbella no ha perdido, está invicto, y ha sumado siete triunfos y seis empates, datos que en otro momento de la temporada seguro que se hablaría de objetivos más ambiciosos.

Quién le iba a decir a usted cuando llegó al Marbella, con lo mal que estaba el equipo, que se encontraría con una racha de trece partidos invictos.

Es sorprendente por la dinámica que llevaba el equipo y lo que costó cambiarla. Desde el primer día que llegamos el trabajo ha sido muy bueno, así como la predisposición de los jugadores. Es cierto que cuando empezamos era impensable coger una racha de estas.

Seguro que su estreno no lo olvidará

Fue duro perder en casa 0-3 con el Jumilla. Un palo muy grande porque se juntaron varios factores; la trayectoria del equipo, la llegada de un nuevo míster… Sufrimos, aunque sabíamos que a base de esfuerzo y trabajo podíamos cambiar las cosas. Gracias a Dios, así ha sido.

Y a partir de ahí todo rodado

Trabajado más bien. Teníamos que pensar partido a partido, sin volverse loco, y más cuando le ganamos al Melilla con cierta facilidad, pero no nos podíamos fiar. Si vas poco a poco se pueden conseguir estas cosas y con el deseo de que nos dure mucho.

¿A qué cree usted que se debe esa mejoría que ha tenido el equipo tras su amargo debut?

Se cambió un poco la manera de entrenar con sesiones y trabajos muy intensas. En el aspecto defensivo también hemos mejorado y eso te da una seguridad para que la gente de atrás se sienta más liberada a la hora de atacar. En definitiva, por el orden en los entrenamientos y en el trabajo defensivo.

¿Los refuerzos que llegaron surtieron su efecto?

Por supuesto. Llegaron 6 jugadores y algunos han jugado más y otros menos y también ha habido un crecimiento en los futbolistas que ya había en la plantilla. Estamos planteando una línea defensiva con jugadores de la primera vuelta, donde el rendimiento que estaban ofreciendo no era el óptimo. Ahora se les ve muy sólido, contundentes y que juegue quien juegue no se nota la ausencia. Además de los refuerzos también ha sido importante el crecimiento de los que estaban desde el inicio.

Los entrenadores decís que cuando algo funciona se debe al bloque, al equipo en sí. ¿Este caso también se puede asemejar?

Por supuesto que sí. Lo más importante es el vestuario y el nuestro está muy unido en el que son conscientes de que todos son importantes, de que sólo juegan once de inicio y el que no juega no puede ni mosquearse ni mirar a otro lado. Tiene que seguir trabajando porque su oportunidad le va a llegar. Todos aportan, suman y de hecho ahí está, porque todos han jugado.

Algo más debe de haber

Aprovechar las sesiones de trabajo al máximo y no regalar ningún minuto de entrenamiento. También tenemos una comunicación constante de jugadores con el cuerpo técnico para dejar unas pautas claras con respecto al trabajo diario. Hay mucho respeto por parte del entrenador hacia el esfuerzo con los jugadores y viceversa. Saben que si tengo que tomar una decisión que les puede molestar lo aceptan porque son las reglas del juego. Con ese respeto todos salimos beneficiados.

¿Al Marbella le va a faltar Liga para poder optar a otros objetivos que no sea estar en la zona cómoda?

Lo sabremos el 19 de mayo cuando acabe la competición. Los seis partidos que restan significarán que el Marbella ha hecho una segunda vuelta maravillosa o nos quedemos en zona de nadie. Lo que no queremos es un final tranquilo y sí disfrutar en los encuentros que restan. Esto se hace trabajando y con mucha seriedad. Esperemos que se nos quede corta.

Lograr plaza de promoción de ascenso es prácticamente imposible y llegar hasta puestos de Copa del Rey es remoto. ¿Se piensa que el equipo puede alcanzar los cinco primeros puestos?

Por supuesto que sí. Nuestro lema es “soñemos en grande” y debemos acogernos a eso. No tenemos que ver los seis partidos que nos restan de golpe. Ahora lo que nos interesa es mirar al Linense, que es el primero que llega. Ojalá ganemos todos los partidos para ver dónde nos pone la clasificación.

¿Qué le ha hecho cambiar de opinión con respecto a esos jugadores con los que no contaba en un principio?

El trabajo diario. Lo que no se puede es que yo les esté apretando a diario en las sesiones de trabajo a todos y luego no dar las recompensas que merecen. Hay que darles, pero no regalo nada. Se lo ganan ellos. El que me demuestre que puede jugar se le da su oportunidad tarde o temprano. Además, esto no baja el nivel de la plantilla. Hemos cambiado a gente importante, titulares indiscutibles y los que han entrado no ha hecho que se tambalee el equipo.

¿Cómo va con el jugador chino Xiong Zhenfeng?

Hay que tener un poco de tacto con él, sobre todo con el idioma y porque viene de un fútbol diferente. Estoy encantado con él, ha progresado muchísimo y creo que puede tener minutos en los próximos partidos porque el crecimiento que está teniendo es fantástico. Ha aprendido a decir “Buenos días”, “hola” … Está trabajando muy bien y nos puede aportar cosas. Cuando juegue no lo va a notar el equipo y el rendimiento va a ser bueno.

¿Y la adaptación cómo ha sido?

Vive con dos compañeros más y está totalmente integrado en el grupo. Tiene un carácter muy abierto y es encantador. Eso sí, en los entrenamientos se ha notado cómo es la Segunda División B, y se ha notado que no estaba a este ritmo.

¿Cómo se comunica usted con él?

Con una máquina. Es una especie de grabadora en la que él habla en chino y la máquina me lo traduce al castellano. Yo también le hablo a la máquina para decirle las cosas. A veces baila alguna palabra, pero lo llevamos bien. Si no, con los gestos nos entendemos.

Añón ya lo tiene renovado para la próxima campaña dado que ha jugado una serie de partidos.

A nosotros los contratos nos da igual. Lo que miramos es el rendimiento. Uno puede tener todos los años de contrato que si no hay esfuerzo y rendimiento ese contrato acabará rescindiéndose, y otros que se que quede a unos partidos de renovar porque lo tenga en su contrato y veamos que el rendimiento es notable se le renovará. Javi (Añón) es un jugador importante y a él le mantiene el rendimiento no su contrato. Si tiene la renovación asegurada, bien, si no, habría que renovarlo.

Usted llegó al club de la mano de Best of You. ¿Qué cuota de protagonismo tiene a la hora de elegir a un jugador para la plantilla?

La manera de trabajar es que ellos piden necesidades que hay en el equipo y yo doy características por puestos. Luego se dedican a ver al jugador. Cuando hablamos de un delantero les digo, por ejemplo, que sea buen rematador, con movilidad… Doy esas características y ellos (Marcos López, Tiki, Paco de Gracia, Cordero, Juan, entre otros) son los que nos lo buscan. Luego dan dos o tres nombres y a partir de ahí hacemos una selección. A veces las primeras opciones son imposibles y tenemos que buscar otras posibilidades.

¿Y quién tiene la última palabra, usted o Best of You?

Entre todos, aunque cuando doy unas características da igual quién tenga la última palabra. Ni yo impongo ni niego nada ni ellos tampoco.

¿Está usted pensando en la temporada próxima o todavía sigue centrado en lo que queda?

Aquí hay que demostrar muchas cosas, yo el primero, que queremos seguir en este proyecto y cuando acaben los seis partidos nos pondremos a mirar cosas para la siguiente campaña. Todavía puede pasar de todo.

Pero algo tendrá en la cabeza

Hombre, hay jugadores que están rindiendo muy bien en el equipo y queremos contar con ellos, pero no hay nada más. Cualquier cosa sería desviar la atención cuando aún nos quedan seis partidos por jugar. Nos queda lo más bonito para hacer una final de temporada magnífico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here