La derrota que ha consumado el Marbella este miércoles en el amistoso pactado contra el Sevilla Atlético tiene su justa importancia. El equipo de Cubillo está comenzado a asimilar la verdadera competición que se inicia en apenas diez días, y los errores y aciertos de la pretemporada sirven para aprender y para no cometer esos mismos errores cuando no haya solución para evitarlo. El gol encajado ha sido el segundo que ha recibido el equipo en cinco encuentros que ha jugado. Las ideas y la predisposición se dejan ver sobre el césped, si bien aún quedan cosas por pulir. Pero todo a su tiempo.

El Marbella saltó al campo de La Quinta con Santomé en portería; Saúl, Lolo Pavón, Dani Pérez, Samu de los Reyes en defensa; Faurlín y Álex Bernal como directores de juego, con Mustafá y Paulo Vitor por banda. En la media punta quedó Yaimil y el ataque Manel. Este once inicial tiene un buen puñado de figuras que podrían ser titulares en el primer encuentro liguero ante el Talavera. Ambición y ganas de demostrar lo que cada uno vale se dejaron de ver sobre el césped. Esta vez lo único que falló fue el acierto de cara a la portería rival. Cierto es que el Sevilla Atlético ha sido el más competitivo de los equipos a los que se ha enfrentado hasta el momento, y la calidad de los jóvenes canteranos hispalenses también se tuvo en cuenta.

De las ocasiones más claras que tuvo el Marbella durante el primer puesto queda una oportunidad de Yaimil, que tras un remate cruzado dentro del área, el defensor sevillista sacó cuando el balón parecía colarse entre los tres palos. Otra ocasión la tuvo Manel y su remate se marchó por encima del marco. También probaron Paulo Vitor y Álex Bernal, pero sin fortuna. Esa primera mitad fue lo mejor del partido.

Durante los segundos cuarenta y cinco minutos se vio a un Marbella distinto y que le costaba pasar del centro del campo. No lanzó ni una sola vez a puerta en la segunda mitad. El Sevilla Atlético, por el contrario, estaba más suelto, jugaba con más dinamismo y creyó en sus posibilidades. Pana estuvo a punto de marcar. No llegó a tocar el balón cuando recibió un centro por la banda izquierda. La oportunidad le dio cierta confianza aunque le costaba cerrar los acercamientos a la zona de peligro marbellí.

Cubillo introdujo algunos cambios durante la segunda mitad. Entraron en el campo Elías, Marcos, Samu Delgado (que fue expulsado en los minutos finales del partido), Xiong, José Cruz, Óscar García y N’Diaye. Al Marbella se le veía que no estaba cómodo y los movimientos eran cada vez más forzado. A pesar de todo había intentos por mejorar o igualar lo que se había hecho en la primera mitad, pero era imposible. Eso posibilitó que el Sevilla Atlético jugara con más comodidad y aprovechara cualquier oportunidad que se le presentase, como la que encontró a cinco minutos del final cuando Diego García anotó el 0-1. Un fallo de posicionamiento de la defensa marbellí acompañado de una jugada colectiva de los sevillanos sirvió para encajar el tanto, algo que parece no importar dado que el preparador madrileño dice encontrarse satisfecho con el trabajo realizado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here