No pudo ser. El CB Marbella cayó derrotado de manera clara ante UDEA Algeciras (76-55), en un encuentro que fue dominado tanto en el juego como en el marcador por parte del equipo que entrena Javier Malla. Los errores en los lanzamientos y una defensa poco efectiva fueron algunas de las causas de una derrota que deja al equipo marbellí colista de la clasificación en el grupo oeste de la LEB Plata una vez que se han disputado ocho jornadas de competición, con dos victorias y seis derrotas, las últimas cuatro de manera consecutivas.

En el partido se jugaban algo más que una victoria tanto UDEA Algeciras como el Club Baloncesto Marbella: salir de la zona de peligro. Los intentos por hacer frente al cuadro del Campo de Gibraltar por parte de los hombres de Javier Florido, por momentos, no terminaban de ser efectivos. El conjunto local dominó el rebote durante los primeros diez minutos de partido, abriendo poco a poco una renta que, sin ser excesiva, sí era dolorosa para los marbellíes, que no encontraban la manera de revertir la situación. Los porcentajes en los lanzamientos a canastas no terminaban de ser muy boyantes. Los altibajos en el acierto fue la nota predominante, que acompañado con la poca efectividad en el rebote, hacía complicado plantar un juego con ciertas garantías de éxito. Lo más cerca que llegó a estar el Club Baloncesto Marbella en el marcador de Algeciras fue un 14-12, logrando un parcial de 0-5.

El segundo cuarto comenzó con una desventaja de seis puntos (20-14), una diferencia que no era demasiado amplia pero sí peligrosa. Poco a poco el acierto anotador del equipo local fue haciendo que la renta aumentara considerablemente llegando hasta el 24-14, desventaja que fue disminuyendo con el paso de los minutos aunque en ningún momento se llegó a recortar en su totalidad.

Los porcentajes al descanso dejaban números algo preocupantes, sobre todo en los lanzamientos de tres puntos en los que sólo anotaron 3 tiros de 13 intentos. Algo mejor en los lanzamientos de dos con 8 anotaciones de 14 intentos y en tiros libres 2 de 3 lanzamientos. Al descanso el marcador dejaba un esperanzados 34-27 para mejorar en la segunda mitad. Adrián Fuentes había anotado 9 puntos hasta el momento.

No hubo cambios con respecto al juego del CB Marbella. El equipo seguía estancado y la defensa no fue la mejor manera de contrarrestar el juego algecireño. La zona impuesta por Florido no funcionaba, circunstancia aprovechada por los locales para anotar una serie de lanzamientos triples que dejó al cuadro marbellí más desconcertado de lo que ya estaba. Tampoco el ataque estaba siendo efectivo. UDEA Algeciras aumentó la renta hasta +16 (57-41).

El último periodo fue un verdadero suplicio para el equipo de Marbella. Durante los primeros minuto no encontró el más mínimo acierto para anotar alguna canasta. Mientras, Algeciras, tenía toda la fortuna a su favor, y daba igual desde la distancia en la que lanzaran los jugadores. Todas pasaban por el aro. Independientemente de la suerte, los locales realizaron un partido sobresaliente. Los de Florido habían mermado notablemente en el aspecto anímico. Algunos triples esporádicos no eran suficientes para darle la vuelta a un resultado que aumentaba por momentos, donde los veinte puntos de diferencia era una media favorable para el equipo local. Al final 76-55.

Florido deseará que los dos últimos fichajes realizados, Filip Vujadinovic y Martyce Kimbrough, se incorporen lo antes posible a la plantilla para intentar la remontada y salir de la zona incómoda de la clasificación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here