Tuvo que sufrir al final el Club Baloncesto Marbella para hacerse con la victoria ante los murcianos del Hero Jairis por 72-66. El choque, intenso en líneas generales, mantuvo ciertos altibajos en el juego, sobre todo en momentos que fueron delicados y cuando los murcianos llegaron a recortar notables diferencias para los marbellíes. El convencimiento y la superioridad entre las dos plantillas fueron claves para hacerse con un triunfo que sirve para soñar con un ascenso.

Ni la media hora de retraso en el inicio del partido debido a la rotura de una canasta fue motivo para estar nervioso en el seno del Club Baloncesto Marbella. Los de Francis Tomé, con autoridad, marcaron un ritmo bastante rápido que no supo asimilar el conjunto murciano durante los primeros minutos. El 6-0 de parcial en poco más de dos minutos daba muestras de que los marbellíes no querían dejarse llevar por la derrota del partido anterior frente NCS Alcobendas en la prórroga.

Por momentos parecía que los de Alcantarilla podían intimidar a los de Tomé con un juego más pausado, pero no fue así. Los cambios de velocidad beneficiaban a los marbellíes, siempre con un director de orquesta como Pablo Imbroda que no dejaba escapar oportunidad alguna para hacer de las suyas; bien con jugadas de velocidad o entradas a canasta que ensombrecía cualquier intento por parte del rival.  Al final de los primeros diez minutos se llegó con un ajustado 19-18 para los marbellíes debido a un triple sobre la bocina del CB Jairis y desde una distancia considerable.

Ese (+1) no era más que un espejismo de la lectura que tenía el encuentro. De nuevo otro parcial de 6-0 hacía marcar una diferencia considerable entre los dos rivales. Eso sí, los murcianos a base triples le dieron la vuelta al marcador (25-26), hasta que los marbellíes volvieron a cambiar la velocidad en el juego y conseguir el dominio nuevamente. Si los errores bajo aro de los hombres altos del CB Marbella cuando estaban con posesión de ataque hubiesen sido menores, el marcador también hubiese sido otro, de ahí que los cuatro puntos de ventaja podía considerarse escaso dada las oportunidades para encestar que tuvo el equipo. Al descanso se llegó con un 40-36 para el CB Marbella.

La lectura en el tercer cuarto para los de Tomé fue más práctica y efectiva. La velocidad en el juego seguía siendo el gran aliado para los marbellíes, y tanto la defensa como el ataque se mostraron impecables. Bruno Diatta fue el verdadero artífice bajo aro, tanto en el propio como el ajeno. Hasta diez puntos de diferencia (51-41) llegaron a disfrutar los de la Costa del Sol a falta de tres minutos para acabar el periodo, pero poco a poco los murcianos, cual martillo pilón, recortaban diferencias, apuraban los segundos y las hacían posesiones largas para hacer daño. Como ocurrió al principio, otro triple sobre la bocina hizo recortar las diferencias para cerrar con un 54-48 para los del CB Marbella.

Lo que parecía que pudiera ser un periodo de tranquilidad para los azulones (vestidos de blanco para la ocasión) estuvo a punto de convertirse en una pesadilla. Los marbellíes llegaron a romper el partido, logrando una ventaja de +14 (66-52) a falta de seis minutos para el final del encuentro. Pape Sow y Bruno Diatta se convirtieron en los verdaderos ‘jefes’ en defensa, impidiendo que los murcianos anotaran con cierta comodidad, pero casi sin quererlo, CB Jairis fue recortando diferencias hasta colocarse con -4 a menos de un minuto para llegar al final del choque (70-66). Todo parecía estar en contra, y por momentos se asomaba el fantasma de la prórroga del día anterior. Solución: posesiones largas y aguantar de la mejor manera posible la presión de los jugadores de Alcantarilla. Al menos dos tiros libres propiciaron que la diferencia en el marcador final no fuese tan pírrica, de ahí que el 72-66 sepa a gloria y mantenga viva la esperanza para conseguir el ascenso a LEB Plata.

FOTO. FEB

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here