Si las ediciones de 2018 y 2019 fue un éxito de participación y de inscritos en el IRONMAN 70.3 de Marbella, para la edición de 2020, que se celebrará el 26 de abril, ya supera más de la mitad de los dorsales vendidos cuando queda medio año para su celebración. Además, la tercera edición va camino de ser la que reúna una mayor participación femenina, y a estas alturas ya supera con creces el número de atletas inscritas en 2019.

En sus dos primeras ediciones, IRONMAN 70.3 Marbella ha logrado consolidarse con una identidad propia que ha sorprendido y convencido a sus participantes. La ciudad ofrece unos circuitos sugerentes que, según la opinión de una gran parte de sus participantes, están entre los mejores del mundo. Y si no, solo cabe observar algunas de sus más características señas de identidad: el Mar Mediterráneo, los pueblos interiores del territorio y el enclave de Puerto Banús.

Un reto que ha reunido, entre ambas ediciones, 5.000 atletas de muchos y diferentes puntos del mundo. Con 500 atletas en la edición inaugural, Reino Unido es el país más numeroso en esta prueba, por delante de otros países fuertemente representados como Holanda, Alemania, Bélgica y, lógicamente, España.

IRONMAN es sinónimo de un evento con una envergadura mayúscula, y la prueba de Marbella no es una excepción. Al impacto mediático directo para los principales agentes del territorio hay que sumarle el impacto económico, calculado en 7 millones de euros.

A ese impacto mediático contribuyen atletas profesionales de primer nivel que han dejado su huella en el palmarés de la carrera. Desde el escocés David McNamee, vencedor al sprint de la primera edición, hasta el alemán Andreas Dreitz, el británico y campeón olímpico, Alistair Brownlee, y la también alemana Laura Philipp, de momento única vencedora con sus triunfos en 2018 y 2019.

Los circuitos variados y polivalentes, aptos para todos los perfiles, son especialmente valorados por los participantes. Según datos de las encuestas de satisfacción hechas tras la última edición, un 90% de los triatletas aplaudieron los circuitos de ciclismo y carrera a pie, mientras que un 88% acabaron contentos, en un contexto general, con la prueba. También merece una valoración destacada la ciudad anfitriona: el 93% terminaron muy satisfechos con la experiencia vivida en Marbella durante el evento.

En un calendario IRONMAN que ofrece múltiples competiciones por todo el mundo, la Costa del Sol ha demostrado ser una gran alternativa para aquellos atletas que quieren empezar la temporada con un triatlón de media distancia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here