Que la imagen que está ofreciendo el Marbella en esta pretemporada es una continuación a todo el trabajo acumulado de la anterior, es una verdad como un templo y algo que nadie pone en duda. Esta matinal de domingo el cuadro de Cubillo ha dado muestras de que el trabajo que está llevando a cabo el digno de mención. Ganar a un rival como el Melilla por 5-0 por mucha pretemporada que sea está fuera de lo común. La plantilla de la Costa del Sol tiene claro que las exigencias que se ha puesto para la nueva campaña la quiere cumplir, y con ello colmar los deseos de una afición que ven seriedad en el proyecto.

El equipo de la Ciudad Autónoma no era un rival cualquiera. La pasada campaña se clasificó entre los cuatro primeros y disputó la fase de ascenso a Segunda División. Para este curso, y por capricho del destino, el Melilla militará en el grupo I de la categoría de Bronce, pero eso no hace mermar a una plantilla que también aspira, al igual que el Marbella, en dar el salto de calidad.

Desde el primer momento se vio al cuadro de Cubillo convencido de que lo quería hacer; presionar desde que el balón se ponía en juego hasta convertir cualquier oportunidad en una ocasión de gol. El preparador madrileño formó de inicio con: Wilfred, en portería;  Marcos Ruiz, Redru, Dani Pérez y José Cruz, en la zaga; Faurlín, Elías Pérez, Añón, Samu Delgado, en el centro del campo, con Mustafá de enganche y Óscar García como referencia en la delantera.

Añon se convirtió en un verdadero dolor de cabeza para los defensores del Melilla. Intentó llevar el esférico entre los tres palos y, además, participó en el juego colectivo del equipo para que los centros de Samu Delgado fueran ocasiones claras o remates cómodos para Óscar García. A la primera no lo consiguió, pero sí encontró el acierto en la segunda oportunidad de que tuvo a los 25 minutos de partido para colocar el 1-0 en el marcador.

El Melilla veía impotente cómo le hacía daño el Marbella. La lección la tenían tan aprendida que casi interactuaban de memoria, evidenciando una superioridad pocas veces vista en un partido por muy amistoso que fuese. Una jugada colectiva le sirvió al equipo local para colocar el 2-0, siendo Samu Delgado el artífice del tanto.

Tras la reanudación el Marbella siguió teniendo el control del partido. No se habían cumplido los diez minutos de la reanudación cuando Mustafá logró el tercero de los goles. El marcador ya reflejaba un control total por parte de los de Cubillo, y sólo había que esperar para ver llegar el cuarto. Repitió Óscar García gracias a una dejada de un compañero y Paulo Vitor cerró la cuenta con un quinto tanto al borde del final. El Melilla lo intentaría en un par de ocasiones pero sin definición ni acierto.

En el Marbella, además del equipo titular también participó el choque De los Reyes, Xiong, Paco Román, Álex Bernal, Javi López, Paulo Vitor y Manel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here