Lograr un empate en el primer partido de liga y a domicilio nunca se puede considerar un resultado negativo. Al Marbella le costó igualar un encuentro que se le puso muy cuesta arriba nada más comenzar el choque, situación con la que el Talavera estuvo jugando sus bazas para hacerse con un triunfo que, en el global del choque, pudo no merecer.

Podría ser una excusa pero el estado del terreno de juego estaba mal para los dos equipos. El Municipal de El Prado presentaba un césped impracticable, lo que impedía que se pudiera desarrollar un fútbol mejor. Quizás el Talavera encontró la horma de su zapato en campo donde no se podía jugar.

No es excusa que el Marbella se viera con un penalti algo más dudoso a los cinco minutos de partido, circunstancia que provocó que el cuadro de Cubillo perdiera el sitio en el campo ¡Qué campo! El argentino Zamorano convirtió la pena máxima y colocó al cuadro cerámico por delante en el marcador.

Tampoco es una excusa que, a partir del tanto encajado, el conjunto de la Costa del Sol perdiera el control del juego, sobre todo en el centro del campo. Apenas los jugadores eran capaces de traspasar la medular para conseguir crear algo de peligro en la meta de Óscar Santiago, que poco trabajo tuvo durante los primeros cuarenta y cinco minutos. El Marbella lo intentaba, pero era incapaz de lograr lo que quería.

Seguía sin ser una excusa que, conforme pasaba el tiempo, el estado del campo se fuese haciendo más pesado. Las pérdidas de balón eran continuas y ninguno de los equipos podía hacer nada para adaptarse mejor a una superficie impracticable. El Talavera mostraba algo de más ambición, quizá por el 0-3 de la temporada pasada que a más de uno podía escocerle  aún, o no. Parecía que el resultado por la mínima no era del todo cómodo para el conjunto castellano manchego. Samu Corral lo intentó con un lanzamiento desde la frontal del área pero Wilfred consiguió evitar que el esférico se colara entre los tres palos.

Pese a todo, el Marbella no le perdió la cara al encuentro. Poco a poco fue ganando terreno hasta verse en circunstancia más cómoda pero no era determinante. Lo más significativo de los de Cubillo llegó en el tiempo descuento antes del descanso, cuando Paulo Vitor ejecutó un potente lanzamiento desde el borde del área y el balón salió desviado por muy poco. No había manera de que el conjunto marbellí lograra una mejor recompensa al esfuerzo que estaba realizando. El resultado, el juego y el campo no podían ser una excusa.

La segunda parte tuvo un inicio muy parecido a lo que fue el desarrollo de la primera mitad. El Talavera estaba convencido de lograr la victoria ante el Marbella, y luchaba por ello. Una muestra es que a los cinco minutos, Zamorano, el autor del gol local, tuvo una oportunidad tras realizar un contragolpe. Se encontró con Wilfred, que evitó que el balón se colara entre los tres palos. Un minuto después, Ángel López no llegó a un esférico que aterrizó en el área porque Faurlín lo despejó cuando se estaba preparando el jugador local para el remate.

Cuando parecía que el Talavera podría tener acorralado al Marbella, apareció Paulo Vitor con un remate desde la frontal del área, recogiendo un rechace que llegó a sus inmediaciones una vez que la defensa talaverana despejó el esférico al lanzamiento de una falta.

Cubillo creía en la remontada y realizó dos cambios. Entraron en el terreno de juego Añón y Juergen y salieron Elías Pérez y Mustafá. La participación de ambos dio algo más de mordiente al juego marbellí, sobre todo en ataque, aunque la efectividad seguía siendo prácticamente nula. Una prueba de la mejoría llegó minutos después de los cambios. Una jugada colectiva marbellí provocó un contragolpe que finalizó con un centro del Juergen que finalizó Samu Delgado con un remate alto. Otra oportunidad sin recompensa la tuvo el colombiano con un remate de falta botada desde el vértice del área.

Pero la insistencia tuvo premio finalmente, y tuvo que llegar en jugada a balón parado. No se podía hacer de otra manera debido a cómo estaba el terreno de juego. Añón lanzó una falta y Saúl remató de cabeza desde el borde del área pequeña colándose entre los defensores locales. El empate comenzaba a hacer justicia al esfuerzo que el equipo estaba haciendo durante la segunda mitad.

Los de Cubillo seguían insistiendo pero ya no hubo manera de conseguir un mejor resultado en este debut liguero para el cuadro marbellí. El esfuerzo tuvo su recompensa con la suma de un punto, un bagaje escaso aunque nunca puede ser un excusa.

Ficha técnica

CF Talavera: Óscar Santiago; Expósito, Juanra, Sanjosé, Sergio Martínez; Cristian Fernández (Oca, minuto 88), Gerrit, Julio Cidoncha, Zamorano; Ángel López (Reguera, minuto 67) y Samu Corral (Aguilera, minuto 76).

Marbella FC: Wilfred; Saúl González, Lolo Pavón (Marcos Ruiz, minuto 67), José Cruz, Redru; Alejandro Faurlín, Elías Pérez (Añón, minuto 56), Samu Delgado, Paulo Vitor; Mustafá (Juergen, minuto 56), y Óscar García.

Goles: 1-0, minuto 6: Zamorano, de penalti. 1-1, minuto 86: Saúl González.

Árbitro: Montes García-Navas, del colegio madrileño. Amonestó a los locales Julio Cidoncha y Sergio Martínez y a los visitantes Lolo Pavón y Óscar García.

Campo: Municipal El Prado.

FOTO. Marbella FC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here