Antes de que comenzara a trabajar la plantilla del Club Baloncesto Marbella en este primer día de pretemporada, dos de las incorporaciones de este año para el proyecto en LEB Plata, Adrián Fuentes y Álex Navajas, han sido presentado ante los medios de comunicación. Los dos malagueños dicen sentirse identificados con la nueva aventura que han iniciado, y querían un equipo cerca de casa para seguir mostrado la calidad que han dejado en los distintos clubes en los que han jugado.

“Una vez que terminó la temporada pasada tenía pensado quedarme en Málaga o cerca de la capital”, comentó Fuentes. “Cuando me comentaron el proyecto de LEB Plata del CB Marbella no me lo pensé ni un segundo” añadió, reconociendo que, incluso, habían teniendo conversaciones para jugar en EBA en caso de que no hubiese salido la posibilidad de jugar en la tercera categoría del baloncesto nacional.

Reconoce el base que a algunos de los que ya son sus compañeros los conoce, bien porque se ha enfrentado a ellos o porque han coincidido en algún entrenamiento veraniego. El que hoy es su entrenador, Javier Florido, también le conoce porque fue su técnico en la época de canterano de Unicaja. “El equipo que hemos hecho tiene buena pinta. A ver si las piezas encajan bien y podemos hacer una buena temporada”, aseveró.

Su principal misión es la de aportar experiencia a la plantilla en la nueva liga y que el equipo juegue lo mejor posible para sacar los mayores réditos en los partidos. Admite que cuando era más joven lo encasillaron como “buen defensor” y que es capaz de cambiar la dinámica del partido a través de la defensa.

Navajas: “Un cuatro abierto”

Álex Navajas es la otra pieza del puzzle que recala en el club marbellí para aportar algo más que experiencia a una plantilla que mezcla veteranía y juventud casi a partes iguales. Se distingue como un “cuatro abierto”, alero con movimiento, lanzador, reboteador y con buenas dosis en la parcela defensiva sin llegar a tener todo el protagonismo de un ‘center’. Con el paso de los años dice haber ganado en experiencia, en lectura de juego y en darle la serenidad que necesita el equipo a la hora de establecerse sobre la cancha.

Ha pasado por equipos como el EBA de Unicaja, Clínicas Rincón, militando en LEB Plata y LEB Oro, Palencia, Breogán, Planasa Navarra y Alicante, aunque sus últimos años ha jugado fuera del país en equipos de Francia e Inglaterra, en el Lourdes y el Worcester Wolves respectivamente durante la última temporada. En las islas británicas admite haber conocido un baloncesto distinto, aunque ahora esa etapa la ha cerrado para poder jugar en Málaga o alrededores, que era una de sus prioridades.

Una de las motivaciones que tiene el alero malagueño es conseguir, junto con el resto de compañeros, hacer un baloncesto vistoso para el público que acuda a pabellón Serrano Lima. Reconoce que tras la reestructuración que sufrió la LEB Plata el pasado año la liga es más complicada. “Es una competición para ir lentamente, paso a paso, pero sabiendo que hay equipos pequeños que dan la sorpresa. Lo importante es hacerse fuerte en casa porque ganar fuera es muy complicado. Lo iremos viendo conforme transcurra la competición. Ser un equipo novato nos puede venir muy bien”, sentenció.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here