La triatleta marbellí, Marina Castro, da un paso más en su intento de llegar a lo más lejos en este deporte y se ha incorporado al equipo profesional francés Team Spix con el objetivo de preparar a conciencia uno de sus grandes objetivos de este año 2019: la Copa de Europa de triatlón que se celebrará en la localidad sueca de Malmo. La menor de los Castro Cerván ha iniciado un stage de entrenamiento de dos semanas de duración en la localidad francesa de Font Romeu, a 1.900 metros de altitud, muy cerca de la frontera con España y en pleno Pirineos.

En el lugar de preparación se encuentra un Centro de Alto Rendimiento de altura, y allí acuden los mejores triatletas europeos de cara a sus objetivos más inmediatos. El que la marbellí haya llegado hasta allí se debe a que en el club galo la ha incorporado con otros triatletas con experiencia internacional compuestos por mexicanos, franceses y alemanes, entre otros países. El Team Spix está dirigido por el francés Adrien Vives.

Durante esta concentración, ademas de la realización de entrenos de natación, ciclismo y carrera a pie en déficit de oxigeno motivados por la altura, se les está midiendo niveles fisiológicos y técnicos. Estas dos semanas de preparación serán un aliciente más para que Marina Castro intente hacer un buen papel en la prueba europea sueca que se celebrará el próximo 3 de agosto.

Antes de partir hacia tierras francesas la marbellí compitió en el campeonato de España de triatlón por comunidades autónomas que se llevó a cabo en Tres Cantos. El equipo andaluz absoluto consiguió la cuarta plaza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here