El ciclista marbellí, Luis Ángel Maté, correrá por octava vez en su carrera profesional la Vuelta a España. Su participación en los últimos años ha sido muy destacada; desde lograr varios premios a la combatividad, a ser rey de la montaña en algunas de las etapas. Se le ve en las escapadas, hace un trabajo inconmensurable a sus compañeros y es el fiel escudero con el que todo jefe de filas le gustaría contar. En el Cofidis se ha hecho un hueco entre los ciclistas más destacado del pelotón internacional. Prepara en Sierra Nevada la ronda española, aunque antes deberá participar en otra carrera internacional para tomar el punto necesario y estar en la mejor forma de afrontar una cita que es muy especial para él.

¿Cuándo se enteró de que iba a correr la Vuelta a España?

Desde el principio de la temporada, lo tenía programado como una de las grandes citas del año. El decirlo hace unos días era porque quería que el equipo lo confirmara antes, y también quería ver cómo iba la temporada.

Será su única gran vuelta. No ha hecho doblete.

Sí. Tanto el año pasado como este decidí de hacer solo una de las grandes citas. Hacer dos tiene mucho desgaste, sobre todo Tour y Vuelta, ya que apenas hay recuperación. Cuando decidí correr solo una quería que fuese la Vuelta, porque es lo que mejor se me da.

Lleva unos días concentrado en Sierra Nevada. ¿Cómo se encuentra?

Muy bien, la verdad. Está todo rodando sobre lo previsto, los entrenamientos con buenas sensaciones y todo va de maravilla. Ahora estoy desarrollando un bloque duro de trabajo. Lo remataré con la participación en la Vuelta a Polonia, que me dará el punto perfecto para correr la Vuelta. Después de Polonia, volveré a Sierra Nevada a coger la forma definitiva.

¿Cuántas horas le dedica al entrenamiento al día?

Depende del día. Hay jornadas que hacemos seis horas de bici y otras que sólo hacemos una. Cuando pasa esto último lo compensamos con más horas de gimnasio. Si sumas el masaje, los estiramientos, la sauna, la crioterapia con el trabajo físico estás 24 horas, porque también tienes que emplear 9 de esas horas, como mínimo, para descansar. Todo esto es necesario para rendir al máximo nivel.

En la edición del año pasado de la Vuelta se dejó notar en varias etapas, sobre todo portando el maillot de la montaña. ¿Este año pretende hacer lo mismo para que la gente sepa quién es Luis Ángel Maté?

La intención este año es ganar una etapa. Si ganas te dejas ver, y ese será mi principal objetivo para la Vuelta.

Es lo único que se le está resistiendo desde que compite en las grandes rondas.

Se me resiste porque siempre que voy a una de las grandes vueltas es para trabajar, y no he tenido muchas oportunidades de correr para mí. Este año sí que voy a tener esa oportunidad y tengo que aprovecharlo.

Imagino que no será una obsesión.

No, para nada. No me obsesiona, es un objetivo. Voy a hacer todo lo que tenga en mi mano para conseguirlo, y si lo hago será una victoria. Somos 190 corredores, todos queremos ganar y no dependerá sólo de mí. Sí depende de mí prepararme de la mejor manera posible y hacer todo lo que esté en mi mano para intentar ganar. Muchas veces nos obsesionamos con las victorias y no nos damos cuenta de que no corremos solos.

Ganar no ha ganado aún, pero le ha quedado el consuelo de conseguir premios de la combatividad.

No es un consuelo, es un premio bonito que te reconozcan una forma de correr que es al ataque. A mi me gusta mucho el ciclismo ofensivo, y más que un consuelo es un premio bonito que intentaremos conseguirlo algún día.

¿Cuál es el perfil de etapa en la que puede usted mostrar su potencial?

Las que lleguen con escapadas. La única forma que tengo de ganar una etapa es a través de una escapada. No soy sprinter, no soy escalador puro, no voy a ganar en alto… Mis opciones vendrán en las etapas en las que lleguen escapadas. En esos días habrá que pelear esas fugas e intentar ganar en una de esas.

Dice que no es un escalador, pero el pasado año tuvo puesto muchos días el maillot de la montaña.

No soy un escalador, pero paso bien la montaña, con una puntita de velocidad. También la montaña es un objetivo muy bonito. Llevar tantos días ese maillot fue muy bonito para mi carrera. Este año el objetivo es la etapa. Al final la carrera pone a cada uno en su sitio.

Una vez dijo usted que se consideraba un obrero del ciclismo. ¿Lo sigue pensando aún o ha subido en el escalafón?

Soy obrero y a mucha honra. Soy un trabajador de esto, un gregario, un corredor de equipo y súper orgulloso de ello y de poder transmitir mi trabajo y experiencia a todos los compañeros. A construir como peón la base del equipo, que, como todo, se hace desde abajo.

¿Para quién está dirigida esta edición de la Vuelta a España?

Uf. Es un Vuelta muy bonita. Hay bastantes etapas cronos y mucha montaña, sobre todo en Asturias y la sierra de Madrid. Creo que será una competición abierta hasta el final, que hasta el sábado antes de Madrid no se decidirá nada.

Entonces, favorito no tiene.

No. Parece que vienen corredores como Dumoulin, Fuglsang, y los que todos conocen.

FOTO. Twitter @luisangelmate

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here