El próximo 26 de mayo se celebrarán las elecciones municipales. Una de las peculiaridades que ha tenido para Marbella esta legislatura que está apunto de finalizar es que ha contado con dos gobiernos distintos; una primera parte con PSOE, IU, OSP con el apoyo de Costa del Sol Sí Puede, y otra con Partido Popular y OSP gracias a una moción de censura. En estos casi dos últimos años el mando en el área deportiva ha estado en el Partido Popular, y ha tenido al frente del mismo a Javier Mérida, deportista que un día decidió cambiar sus hábitos para dedicarse plenamente a la política.

¿Qué balance puede hacer de su gestión al frente de la Delegación de Deportes?

Muy positivo, y además en un territorio por explorar nuevo. Como todo el mundo sabe yo soy deportista y nunca he tenido nada que ver con la política. Sí que es cierto que el tiempo que estuve en la oposición me vino bien para aprender, sobre todo el funcionamiento interno de un ayuntamiento. En este tiempo no me ha dado tiempo a hacer todo lo que tenía planeado, pero sí he logrado encauzar algunas cosas. Está en proyecto la piscina de competición en Guadaiza, hemos abierto el Francisco Norte, que está siendo utilizado por los estudiantes del Instituto Río Verde, hemos convertido una pista del Francisco Norte en hockey para darle respuesta a este colectivo, vamos a cambiar el césped del campo de fútbol de Santa María de las Chapas. Tenemos unos proyectos que están en marcha y se necesita mucho tiempo para llevar a cabo cualquier proyecto. El único pero que le puedo poner a la política es que va mucho más lenta que la empresa privada, que es de donde vengo. En definitiva, el balance es muy positivo y me gustaría seguir una legislatura más.

¿Y qué queda por hacer?

Muchas cosas. Hemos recuperado la finca de la Caridad, un lugar donde existen unas posibilidades impresionantes, mejoras en el Municipal Antonio Lorenzo Cuevas, la piscina de competición. Tenemos proyectos que requieren mucho tiempo y dinero. El interés lo tenemos. Por ejemplo. Ahora no es el momento de hacer un estadio nuevo y echar abajo el Municipal. La intención del Marbella, que así nos lo ha trasladado, es que el próximo año van a subir a Segunda División, por eso hay que darle una respuesta inmediata al equipo para adaptar lo que tenemos a lo que se necesita para Segunda División. No podemos remodelar el campo sino adaptarlo. Una vez que esté adaptado para la nueva categoría, habrá que pensar en hacer otro o reformar este. A veces planificas unas cosas que luego no puedes hacer.

Ha dicho usted que la piscina que tienen previsto realizar en Guadaiza será de competición y no olímpica como dijo cuando accedió a la concejalía.

No dan los metros. Una piscina olímpica es de 50 metros y la que construiremos será de 25X33. Lo que sí vamos a hacer es doblar el número de calles, tendremos dieciséis en vez de ocho y se podrá nada y jugar a waterpolo a la vez. ¡Ya me gustaría hacer una piscina de 50 metros! Teníamos que dar respuesta a los clubes de natación y waterpolo para que pudieran entrenar. La piscina es una prioridad, no sólo de Ángeles (Muñoz) si no mía y de toda la ciudad.

Con respecto a las obras del estadio Municipal, el otro día comunicó el Ayuntamiento que las mejoras para los arreglos necesarios costarían 300.000 euros y tendrán cuatro meses de ejecución. Esto provocó que las redes sociales ardieran con manifestaciones de aficionados que no estaban de acuerdo con la decisión tomada y sí con la creación de un estadio nuevo.

Yo también quiero un estadio nuevo, pero no se puede ahora. La alcaldesa, Javier García (concejal de obras) y yo mantuvimos una reunión con los propietarios del Marbella y nos dijeron que tendríamos un follón si no tenemos el estadio adaptado a la Segunda División, porque ellos están convencidos de que el año que viene ascenderá el equipo. Los propietarios están en conversaciones con la delegación de obras para hacer las cosas necesarias y que se cumplan todos los requisitos.

La alcaldesa dijo en la presentación de la Friendly Match Week que se tendrían que sentar con el Marbella FC para ver la exclusividad de uso del estadio que ahora mismo tiene el club. Con lo que le han dicho que van a luchar por el ascenso de categoría parece incongruente que el primer equipo de fútbol de la ciudad no tenga a su disposición el estadio cuando se van a hacer todas mejoras para adaptarlo.

Sí es un poco incongruente, pero teniendo en cuenta que la instalación es municipal y que el Marbella FC es una SAD, también es incongruente. Cederlo sí, pero tendremos que retocar el acuerdo que está a punto de cumplirse. En todas estas historias hay muchas sensibilidades. Sabemos que no va a ser una negociación fácil, pero nos debemos preguntas cómo un ayuntamiento va a ceder a una empresa el uso en exclusiva de una instalación. No puede ser.

¿Si no la usa el Marbella, quién va a utilizar la instalación?

Se puede usar para otras cosas. A mí me gustaría que el Marbella tuviera su campo en exclusiva, pero no se puede dar una instalación municipal a una empresa privada. Que hay que ayudarle en todo lo que se pueda, sí, pero no se puede favorecer a una empresa.

Ayer publicamos una entrevista con el presidente del Club Baloncesto Marbella, Enrique Agüera, que irá en las listas del PP en las próximas elecciones, y nos dijo que ha propuesto crear un Instituto Municipal del Deporte. ¿Cómo ve usted esa medida?

Lo veo muy bien. Todo lo que sea sumar para el deporte es bueno. Si hay un grupo de personas dedicada a guiar los designios del deporte estaré encantado. A mi el protagonismo me da igual, pero no será una cosa fácil. El deporte local está ahora mismo encuadrado de una manera que no concuerda mucho. Por ejemplo, el fútbol no cuadra mucho con la idea de un Instituto Municipal del Deporte.

Usted que procede del mundo del deporte, ¿por qué se metió en política?

Porque vinieron a buscarme. No hizo falta mucho tiempo para convencerme, apenas un minuto, y lo que me hizo decir sí fueron las ganas de ayudar, de empujar por el deporte, la confianza que tengo en mí mismo y la de todos los clubes. La apuesta por Ángeles, del equipazo que tiene ella y la convicción que tenemos todos de sacar los proyectos deportivos hacia adelante. Sí que le voy a decir que una vez que se formó la anterior corporación municipal, Bernal me mandó un a emisario para que me cambiara y fuera su concejal de Deportes. Le dije que no.

¿Cómo ve que su formación pueda seguir en el gobierno municipal y continuar con los proyectos que tiene por cumplir?

No lo sé. Me encantaría seguir y acabar, porque en estos casi dos años no me ha dado tiempo de hacer nada de lo que tenía pensado. Necesito dos o tres años más para acabar con los proyectos como la piscina, el campo de fútbol del Marbella y la finca La Caridad. Principalmente estos tres además de otros asuntos. ¿Si no gobernamos? Yo soy deportista y lo mismo gano que pierdo. Si se pierde es porque los otros son mejores.

Desde que está en política su faceta como deportista la ha dejado a un lado y no compite.

Cuando me meto en algún proyecto me involucro al cien por cien. He dejado casi todo de lado; familia, amigos y deporte por la política. Me ha costado más de un año enterarme de que la política no es todo y ahora estoy buscando huecos para entrenar y hacer deporte. Llevo algo más de un mes entrenando.

¿Se ve haciendo retos como los que hizo anteriormente?

Ya tengo un reto, que es bajar el Guadalquivir nadando. Estoy viendo y analizando todas las posibilidades y casi seguro lo haré a finales del próximo año 2020. Mi objetivo ahora es ponerme en forma y el próximo año competir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here