El pasado sábado las instalaciones Bahia’s Park acogieron la celebración del treinta aniversario del Marbella Rugby Club. La fiesta sirvió para celebrar algo más que un cumpleaños de una entidad que nació con la vocación de hacerse un hueco entre los deportes tradicionales. Decir rugby en Marbella es como tener algo asumido y que está con toda la ciudadanía no solo dando un servicio, sino siendo una referencia y un espejo en el que muchos niños quieren fijarse. Su presidente, Francisco García, fue uno de esos jóvenes de los que hace 30 años quiso probar un deporte nuevo para todos. Hoy, dirige el club y trabaja para hacer la entidad más grande aún.

Dice una canción de Gardel que 20 años no son nada. ¿Treinta años en un club de rugby son muchos?

Son un montón. Un montón de golpes, de puntos de sutura y de buenos momentos en general. Me quedo con lo que el rugby nos ha dado a todos. Llegué a este deporte muy jovencito y me formé no solo en su disciplina sino en sus valores.

Han sido 30 años muy duros donde habéis pasado de no tener nada a poder contar con un campo digno donde jugar a este deporte, además de dar cabida a tantos niños que cada día se acercan a estar con vosotros.

Para bien o para mal lo que tenemos es nuestro y construido con nuestras manos, no solo de los que estamos ahora sino de los que han pasado por aquí, que han dejado su huella en el club. Es para estar orgullosos que una ciudad como Marbella tenga un club con tanto arraigo y tantas cosas hechas. No ha sido un camino fácil ni ha sido el deporte más apoyado y todo lo que tenemos ha sido logrado con nuestros recursos.

Deduzco de sus palabras que no habéis tenido el reconocimiento que creéis tener, sobre todo cuando esta cantera ha sido durante muchos años la mejor de España.

Como todo el mundo sabe hemos tenido un problema con el IBI (Impuesto de Bienes Inmueble) que nos está lastrando y desgastando muchísimo y nos sigue desgastando. Es una injusticia que un club con toda la trayectoria que tenemos y la labor social que realizamos nos tenga marcada la existencia por un tema como el del impuesto. Llevamos dos años en vías de solucionar y que aún no está arreglado. Estoy seguro de que lo solucionaremos porque somos gente que cumplimos nuestras metas.

¿Cómo está esa situación?

Igual. Seguimos pagando como cualquier empresa o persona física con la salvedad de que somo un club sin ánimo de lucro. Tenemos una valoración de un Plan (General de Ordenación Urbana) que no existe en el que se nos exigía unos treinta mil euros anuales. Logramos hablar con Catastro para que nos hicieran otra tasación y se volviera a lo que ahora es: un parque y jardín. Hemos pagado los dos últimos años como parque y jardín a unos 2.500 euros cada año, pero el del año 2016 todavía lo estamos pagando como equipamiento deportivo (unos 35.000 euros anules) cantidad que abonamos mensualmente a razón de 1.300 euros. No es una situación cómoda porque hemos tenido que echar mano del dinero de los socios y de la entidad privada. Es cierto que el Ayuntamiento nos está echando una mano, pero el caso es que seguimos pagando IBI y disfrutando de unas instalaciones que son nuestras a todos los efectos.

Este año contáis con una cantera de alrededor de 300 niños.

Y porque en muchas categorías hemos tenido que limitar las plazas para poder atenderlos como merecen. Los chicos que tenemos que van desde los 4 hasta los 18 años necesitan mucha atención y no podemos coger a más niños por ahora. Hay grupos en los que llegamos a tener 60 jugadores (7 y 8 años) y requieren muchos recursos humanos. Sabemos que el rugby es un deporte que está de moda y lo vemos reflejado en que cada año subimos el número de licencias.

Gracias a los padres, a los que no les importa rascarse el bolsillo, el Marbella Rugby Club sigue adelante.

Gracias a los padres y gracias a los patrocinadores. Con el equipo sénior los anunciantes han llegado en mayor medida y agradecemos el esfuerzo que han hecho todos. No es fácil apostar por el patrocinio en el deporte cuando la administración no les premia para compensar el esfuerzo que hacen.

¿Qué balance puede hacer de lo que ha sido la campaña en el primer equipo?

Positivo, aunque ha sido una temporada complicada y muy marcada por el problema económico. Gracias a que hicimos una gran primera vuelta ganando una serie de partidos importantes hemos acabado en la mitad de la tabla, en sexta posición. La verdad es que no nos acompañó la suerte. Ahora ya estamos pensando en la siguiente temporada.

Usted comentó hace dos años, cuando el equipo consiguió el ascenso a División de Honor B, que se habían adelantado vuestras previsiones para llegar a la máxima categoría. Si nos atenemos a esos cálculos la próxima campaña el equipo debería estar luchando por el ascenso.

Ha sido muy complicado desde entonces. No estábamos preparado para el ascenso a División de Honor B por los cambios que se produjeron tan rápido. Debíamos tener una estructura más sólida y no lo digo por los jugadores. Hemos pagado la novatada porque el rugby en esta categoría está muy profesionalizado. Nosotros aún estamos aprendiendo y queremos dar un paso más, consolidarnos y jugar el play off.

¿Ese aprendizaje lo tenéis ya completado?

Siempre nos vamos a equivocar, pero sí es verdad que hemos llegado al lugar que estamos pese a todos los palos que nos hemos llevado. Hemos ganado experiencia y sabemos también cómo no tenemos que hacer las cosas. Hicimos cosas malas y cosas muy buenas. La única ciencia que hay en toda esta historia es que todo se basa en los recursos económicos que disponga.

¿Y os habéis profesionalizado?

Sí lo tenemos más claro. Contamos con profesionales dedicados a esa estructura, a generar recursos y contenido para que al final el patrocinador tenga un proyecto atractivo.

¿Cómo está el Marbella Rugby Club con respecto al rugby femenino?

Tenemos un equipo creado que ha jugado un partido amistoso. Nosotros, que representamos a la sociedad, queremos ese equipo femenino. Las chicas ahora están mezcladas con los chicos hasta los 16 años. Lo que queremos es que cuando lleguen a esa edad tengan su propio equipo y su sección de rugby femenino para que no se tengan que ir fuera a jugar su deporte favorito. La idea es que la próxima temporada empiecen a competir de manera oficial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here