Hasta los instantes finales del encuentro que han disputado en la matinal del domingo el Andalucía Bulls ante el CAU no se ha decantado el ganador final. El partido ha sido, por momentos, de infarto, y hasta los nervios en ambas plantilla pasaron factura dado que cada equipo perdió un jugador por expulsión. Antes de iniciarse el choque ya se presumía que podía ser caliente.

Apenas habían pasado unos minutos cuando los marbellíes pusieron tierra de por medio gracias al ensayo logrado. Una jugada colectiva propició el éxito, aunque una pena que no lograra el premio de la posterior transformación. El 5-0 dejaba muestras de por dónde iba a discurrir el encuentro. Los madrileños vieron el comenzar desde bien pronto por detrás en el marcador como una oportunidad porque aún quedaba mucho tiempo por disputarse. La defensa marbellí provocó que los acercamientos a la zona de peligro por parte de los de la capital fueran escasas en los inicios, si bien éstos aprovecharon los golpes de castigos para anotar y colocarse por delante en el marcador (5-6).

Los locales, con un Burger Heldenguys que había vuelto a la competición, no se amilanaron y buscaron revertir nuevamente la situación. Los primeros intentos fueron en vano, si bien al borde del descanso consiguieron un ensayo, esta vez con transformación, para recuperar la tranquilidad (12-6). Pero los minutos de alargue fueron favorables para los madrileños que consiguieron, otra vez, dar la vuelta al resultado con un ensayo y puntos extras, finalizando la primera mitad con 12-13.

La reanudación comenzó como la primera; con un Andalucía Bulls mejor que el rival y con acierto en las llegada. Un nuevo ensayo y su correspondiente transformación volvió a colocar a los marbellíes por delante (19-13) ventaja que se redujo debido a otro golpe de castigo logrado por el CAU instantes después de la anotación local (19-16).

El choque llegó a un momento en que la dureza en el juego fue la nota predominante. El árbitro permitió algunos contactos, y cuando la situación llegó a mayores, tuvo que expulsar a un jugador por cada equipo debido a las agresiones mutuas cuando los delanteros pugnaban en el centro del campo por oval. Pese a que ninguno de los dos conjuntos estuvieron en inferioridad, los marbellíes tardaron más tiempo en asimilar la situación y se vieron fuera del partido en algunas fases. Llegaron a darse fallos en los pases y notables errores en las recepciones.

Pero la fe nunca la perdieron en el Andalucía Bulls. El equipo tiró de coraje y fue capaz de levantar un resultado en contra cuando el reloj estaba a punto de marcar el final del partido. Los marbellíes lograron un ensayo para dejar el resultado final en un 27-23 definitivo, sellando una nueva victoria ante un rival complicado desde el inicio y que vendió cara su derrota.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here