Tuvo que sufrir de lo lindo el Marbella FC para sellar una nueva victoria, esta vez ante el modesto Villarrubia, que puso en más de un aprieto al cuadro local. La dinámica del cuadro marbellí durante los primeros minutos no varió: salió en tromba buscando sorprender al rival, con la salvedad que no encontró fortuna en el acierto para anotar el gol. Precisamente el que sí la tuvo fue el Villarrubia, que planteó una salida sin complejos y habiendo estudiado minuciosamente a la plantilla de Cubillo. Si precisamente fue el Marbella el que avisó con un remate que se marchó fuera de Óscar García aprovechando un pase de Añón, en la siguiente acción, cuando los futbolistas locales aún se estaban lamentado del error, el cuadro ciudadrealeño anotó. Un pase en largo llevó el balón dentro del  área marbellí y Fran Cortés, consiguió el tanto que provocó que su equipo se adelantara en el marcador.

El Marbella no se vino abajo, aunque parecía faltarle la frescura de otras ocasiones. Las llegadas no eran tan continuas como otras veces, si bien algunas de ellas no eran del toda efectiva. A los dos minutos de haber anotado el equipo de Javier Sánchez, los marbellíes, con Óscar nuevamente como protagonista, no encontraron la definición del gol. El delantero volvió a errar otra oportunidad que parecía imposible.

El Villarrubia no estaba haciendo florituras con su juego pero sí que provocaba que el Marbella FC no estuviera todo lo cómodo que los futbolistas deseaban. Ya era algo. Los de Cubillo intentaron llegadas por el centro y por las bandas, pero no había forma de llegar con claridad y definir una jugada con cierto peligro. Las jugadas a balón parado tampoco eran definitivas.

La segunda parte comenzó como acabó la primera, con un Marbella que lo intentaba y no obtenía recompensa al esfuerzo realizado. El control del juego no lo perdió en ningún momento, pero no era del todo suficiente para hacer frente a un rival que le había tomado bien la medida.

Precisamente el cuadro castellano manchego también hacía todo lo posible para no quedarse con un solitario gol. En uno de las llegadas a la portería, hoy defendida por Santomé, Carvalho remató envió el balón al larguero. Pero la ilusión le duraría poco al Villarrubia, porque un minuto después, que llevó el balón al larguero sería Manel, que hacía unos minutos que saltó al campo en sustitución de Marcos Ruiz.

La oportunidad le dio al Marbella la motivación que necesitaba para creer en la remontada. El control del juego lo seguía manteniendo y las llegadas al área cada vez eran más asiduas. En una de ellas el colegiado no señaló penalti a favor local por manos de un defensor dentro del área. La acción enrabietó más a los de Cubillo, que en la siguiente jugada, Óscar García anotó el gol del empate recogiendo un pase de Redru.

El equipo local quedó volcado en el área visitante. Era cuestión de minutos de que cayera el segundo. El colegiado señaló pena máxima por derribo de Mustafá dentro del área. Samu Delgado anotó desde los once metros colocando el 2-1 en el marcador. El Marbella había realizado lo más difícil: remontar el marcador en contra.

Aunque los de Cubillo mantuvieron el control del juego, no pudieron evitar algunas embestidas del Villarrubia. Carvalho probó suerte con un remate cruzado que se paseó por el larguero, y un minuto después, lo intentó con otro lanzamiento Piojo, aunque el esférico fue directamente al cuerpo de Santomé.

Lo más difícil se había logrado, sellando una victoria con algo más que sufrimiento. El partido deja algunas lecturas de cómo el Marbella FC tiene que buscar otros recursos para evitar ser sorprendido por el rival. Una jornada más el equipo sigue invicto, y ya son once jornadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here